El crucial debate interno de EPPK ha deparado un resultado nítido tanto en participación (87,2%) como en apoyo al documento de base que establece una hoja de ruta para lograr acercamientos y excarcelaciones (solo 14,2% de No). A la espera de completar el texto y elegir la nueva dirección, se abre otra etapa que insiste en recorrer «con el pueblo».

Euskal Preso Politikoen Kolektiboa ha aprobado con gran participación y cinco veces más Síes que Noes (221 frente a 42) el documento base de su debate interno, que abre puertas a opciones inéditas hasta ahora con el objetivo de ir solucionando punto por punto el problema carcelario con el retorno a casa como horizonte final. Con ello se da por superada, según explicaba la propia ponencia, la «fase de resistencia».

EPPK da cuenta de ello en un comunicado remitido a GARA y que se reproduce en las dos siguientes páginas, que incluye todo el detalle de los resultados en un ejercicio de transparencia también novedoso. Recuerda que la dispersión hace inviable el logro de un consenso total entre los presos y presas, por lo que el sistema empleado ha sido de presentación de aportaciones y votación final sobre ese texto de base. Destaca tanto el gran porcentaje de participación (87,2%) como el nivel de apoyo a la propuesta formulada por la dirección (73,4% de Síes, 14% de Noes, casi 6% de votos en blanco y un 6,6% restante que ha preferido no decantarse).

El Colectivo concluye que la propuesta «ha obtenido una amplia adhesión». Destaca la presentación de 91 aportaciones, bien individuales o colectivas, cuyo encaje en el documento se abordará a partir de ahora para dar pie al texto final a lo largo del verano. Otra fase a desarrollar es la elección de las ocho personas presas que compondrán la dirección del Colectivo en lo sucesivo, y para las que se aceptan 43 propuestas (las más reiteradas).

Únicamente 40 miembros del Colectivo han declinado participar en el debate interno. EPPK matiza que las razones son diversas: estar cerca del final del cautiverio, enfermedad, imposibilidad técnica, libre decisión de no participar, situarse fuera del Colectivo… También son variadas las razones de quienes han mostrado su discrepancia, entre las que se destacan tres: «Que consideran errónea la línea planteada, que advierten imposibilidad de desarrollarla y que consideran que dificultaría o haría imposible mantener la unidad del Colectivo». Por encima de ello, pone en valor que tanto quienes han votado Sí como No comparten una misma «inquietud por cómo fortalecer la vía más correcta para ser partícipes en el proceso de liberación de Euskal Herria».

A la batalla legal
Los efectos de esta decisión anuncian una etapa absolutamente nueva, al apostarse rotundamente por la vía legal para ir logrando excarcelaciones, entendida como un «espacio de confrontación» que debe abordarse con unidad, solidaridad y unión con el pueblo. Así, en lo sucesivo, según establece el documento ya aprobado, «será cada preso quien decida aprovechar o no las posibilidades que ofrezca la línea jurídica, será cada preso quien decida utilizar o no las diferentes solicitudes o cauces legales (redenciones, destinos, cambios de grado, permisos, acercamiento a Euskal Herria, libertad condicional, etc.), y, dado que la línea ha sido aprobada de manera colectiva, contará en todo momento con el apoyo y la ayuda del Colectivo».

En este camino, recuerda el texto que habrá que actuar «con enorme flexibilidad» dada la actitud de los estados. Y se reiteran las dos líneas rojas definidas por EPPK hace ya tiempo: «Arrepentimiento y delación».

La transparencia continuará en lo sucesivo, detalla este comunicado. «Sería demasiado complejo explicar aquí cuándo logrará la libertad cada uno (...) Pero, en esta línea que mira al futuro, tenemos intención de compartir con la ciudadanía el informe jurídico y penal de cada uno, para que todos seamos conscientes de a qué nos enfrentamos y podamos dar esos pasos con el respaldo popular».

43 nombres para la dirección
En cuanto a la futura dirección de EPPK, el comunicado revela los 43 nombres más propuestos y que se someterán a votación. Se escogerán dos presos en el Estado español, de estos 21: Lorenzo Ayestaran, Fernando Alonso, Iñaki Arakama, Josetxo Arizkuren, Josu Arkauz, Joseba Arregi, Julen Atxurra, Iñaki Beaumont, Joseba Enbeita, Aitor Esnaola, Unai Fano, Harriet Iragi, Alberto Lopez de Lacalle, Jon Olarra, Asier Ormazabal, Andoni Otegi, Gorka Palacios, Igor Portu, Mikel San Argimiro, Balbino Saenz y Jon Igor Solana. Dos presas en el mismo Estado, entre 6: Lierni Armendariz, Oihane Bakedano, Anabel Egues, Idoia Martinez, Ainhoa Mujika y Maite Pedrosa. Dos encarceladas en el Estado francés, entre este cuarteto: Marixol Iparragirre, Izaskun Lesaka, Iratxe Sorzabal e Itxaso Zaldua. Y dos presos también en el Estado francés, con 12 candidatos: Mikel Albisu, Jon Bienzobas, Iñaki Esparza, Ibon Fernández Iradi, Zigor Garro, Mikel Irastorza, Mikel Karrera, Zigor Merodio, Mikel Orbegozo, David Pla, Iñaki Reta e Igor Suberviola.

El comunicado incluye otras menciones de actualidad, como los siete accidentes provocados por el alejamiento este año («no ha muerto nadie, pero podía haber ocurrido, puede pasar») o la situación de los presos enfermos. EPPK da las gracias a todos los que posibilitan desarrollar ese debate y anima a acudir tanto a la Marcha por la Libertad como a la 20. edición de Hatortxurock, ambas en este mes entrante. Y anuncia apoyo concreto a la iniciativa de los artesanos en París el 9 de diciembre.

Documento de base aprobado (a falta de las aportaciones)

Onartu den oinarrizko txostena (ekarpenekin osatzeko oraindik)

EPPKren agiria euskal jendarteari